Accesos directos:

Buscador global del AMB

Ciclo de los materiales

El ciclo de los materiales comprendre todas las actividades de extracción de materias primas, manipulación o fabricación de productos, uso o consumo y gestión de los residuos resultantes del consumo. La competencias del Área Metropolitana de Barcelona se centran básicamente en la fase de tratamiento y vertido de residuos domésticos. A pesar de ello, la entidad también intenta influir sobre otras partes de ciclo con campañas de prevención y reducción.

La generación de residuos se mantiene, desde 2008, por debajo de los 500 kg/Hab. y año, y sigue bajando.

Datos ambientales



Fases del ciclo

El ciclo de los materiales es un proceso que puede ser abierto o cerrado en función de si los residuos se pueden reintroducir en el ciclo como materias primas o secundarias o si deben depositarse en el medio y no pueden reaprovecharse.

Cerrar el ciclo, es decir, aprovechar los residuos como materias primas o secundarias, es más sostenible porque disminuye la disposición de residuos y evita la extracción de nuevas materias.

El ciclo de los materiales tiene dos fases:
  • Primera fase: comprende todas las actividades que generan residuos, como la extracción de materias primas, la fabricación de productos y el uso y consumo que se hace de ellos.
  • Segunda fase: está relacionada con la gestión de estos residuos e incluye la recogida, el tratamiento y el vertido.





En el territorio metropolitano, el AMB es el reponsable de coordinar la recogida selectiva y de velar por el tratamiento adecuado de cada fracción, dos procesos que facilitan el cierre del ciclo de los materiales y favorecen su sostenibilidad. El AMB dispone también de sistemas de recuperación de energía a partir de residuos y de instalaciones de disposición controlada para todos los residuos cuyos materiales no se pueden recuperar.

Recogida selectiva por municipio

Sin embargo, el cierre total del ciclo no es técnicamente posible, ya que siempre hay residuos cuyos materiales no se pueden recuperar. Por esta razón, es fundamental disponer de sistemas de recuperación de energía a partir de los residuos y, en última instancia, de disposición controlada.